Alberto Vicente: «Nos sentimos orgullosos de cada libro editado»

Recuperamos, para Letras 21, la práctica de entrevistar de vez en cuando a responsables de editoriales independientes, empresas, casi siempre pequeñas, que garantizan un espacio en el mundo editorial a la calidad literaria y a la excelencia.

Entrevista | JUAN SALA

Punto de Vista Editores está dirigida por Alberto Vicente (Salamanca, 1973). Licenciado en Economía y Máster en Edición por la Universidad de Salamanca. Es profesor del máster de edición digital de la UOC (Universidad Oberta de Catalunya) y ha sido ponente en el Máster de edición de la Pompeu Fabra y en el Máster de edición de la UAM entre otros. Ha trabajado como editor en el Grupo Santillana y como consultor editorial en Anatomía de red, empresa que ayudaba a las editoriales a dar el salto digital. En el 2016 relanza la editorial Punto de Vista Editores que dirige desde entonces. Desde 2021 también dirige La línea del horizonte, editorial especializada en literatura de viajes. Con él hemos conversado sobre los orígenes, el presente y el futuro de su proyecto editorial, hoy una realidad más que consolidada.

NUEVA TRIBUNA: ¿Cómo nace la editorial Punto de Vista y con qué objetivos? 

ALBERTO VICENTE: Punto de Vista renació en 2016 con el objetivo de ser una editorial de referencia en los estudios de humanidades. Como muchos otros proyectos profesionales de este tipo tiene un componente vocacional muy fuerte.

NT: ¿Con qué colecciones cuenta? 

AV: Cuenta con cuatro colecciones: dos de ensayo donde publicamos obras relacionadas con la cultura de tradición humanística, una colección de teatro y recientemente hemos incorporado una colección de narrativa contemporánea.

NT: ¿Tenéis una «política de autor» o eso queda para las grandes editoriales? 

AV: Favorecemos la política de autor en todo momento. De hecho, contamos con algunos autores para los que somos su editorial de referencia: Sergio Blanco, Marbel Sandoval, Orlando Mejía Rivera, María Rostworowski, Justo Serna, Borja Ortíz de Gondra, José Luis Gómez Urdáñez, José Luis González Subías, L.M. Oliveira, etc. De todos ellos hemos publicado o vamos a publicar tres o más libros.

NT: ¿De qué títulos se siente la editorial especialmente «orgullosa»? ¿Ha contado con algún «éxito de ventas»? 

medicina-antiguaAV: Nos sentimos orgullosos del trabajo que hacemos en cada libro y algunos han alcanzado segundas, terceras y hasta quintas ediciones: La difícil vida fácilMujeres silenciadas en la Edad MediaEl marqués de la EnsenadaLos guardianes de la sabiduría ancestralLa España del maquisAutoficción. una ingeniería del yo, etc. El hecho de que un libro se venda más es una satisfacción para la “caja” y nos permite afrontar otros proyectos menos comerciales pero que entendemos que deben estar en el catálogo. Casi todas las editoriales trabajamos así: unos libros financian a otros. Publicamos libros “de fondo” y por eso todos nuestros libros siguen vivos. Uno de nuestros proyectos más ambiciosos es la Historia de la medicina de Orlando Mejía Rivera en cinco volúmenes. Partiendo de un texto accesible a todo el mundo interesado en las humanidades y en la historia recoge desde los egipcios hasta hoy todas las etapas de la historia de la medicina.

NT:  El fondo está nutrido de escritores de distintas nacionalidades y tradiciones y combina ensayo, ficción, teatro, experiencias de escritores como diarios o entrevistas (a Javier Cercas, o a autores latinoamericanos). Esa diversidad, ¿se sustenta en una una cierta «línea editorial» o tiene mucho de azarosa? 

AV: Las materias de humanidades son muy amplias y nos sentimos muy cómodos en muchas de ellas por lo que no pretendemos explotar un solo nicho ni dirigirnos a un solo tipo de lector. La línea editorial de ensayo abarca obras accesibles pero escritas con el rigor de los grandes especialistas en las materias de historia, pensamiento y biografías y obras relacionadas con la cultura de tradición humanística desde los clásicos hasta los contemporáneos recorriendo la filosofía, los estudios literarios, las artes escénicas, la música y el cine.

variacioneschejovEn cuanto al teatro, es casi una editorial dentro de la editorial y está dirigida por Felipe Díez. Abarcamos obras de los autores más representativos del panorama dramático actual, tanto nacionales como internacionales. En poco más de tres años hemos podido publicar a autores excepcionales de primera línea como Sergio Blanco, Borja Ortíz de Gondra, Alberto Conejero, Denise Despeyroux, Juan Villoro, Moisés Kaufman, Helena Tornero, David Bovell, Tony Kushner, Berkoff, Fassbinder, Javier Daulte, Michel Marc Bouchard, etc. Siempre entendemos el teatro como género literario y nuestros libros de teatro se sustentan por sí solos sin la representación. Uno de nuestros objetivos con esta colección es precisamente invitar a los lectores a leer teatro, género que parece, hoy en día, en decadencia pero que está más vivo que nunca. Pero la edición también es azar, uno busca un libro determinado y de repente se cruza otro o te descubren a un autor/a maravilloso que no te queda más remedio que publicar dentro de la línea editorial marcada.

NT: ¿Cómo ves el panorama editorial con la crisis de la Covid 19 como telón de fondo?

AV: La crisis pasará y volveremos a los problemas rutinarios a los que nos enfrentamos los editores día a día. El confinamiento ha facilitado que mucha gente volviera a los libros como forma de entretenimiento. Netflix es finito, los libros no. Nosotros encaramos el futuro con optimismo y cómo a pesar de la crisis no hemos dejado de crecer esperamos seguir con esta tendencia.

NT.  Parece que la pandemia ha supuesto, según la Federación de Gremios de Editores, un aumento de la venta de libros, aunque sea vía online. ¿Crees que se ha superado la crisis de lectores de buena literatura que se apuntaba antes de la pandemia? ¿Se notan los efectos en el poder poder adquisitivo de los lectores?

AV. : El aumento de la venta online de libros físicos ya se estaba dando antes de la pandemia con incrementos muy importantes. Es evidente que el cierre de librerías durante el confinamiento intensificó este aumento dado que no había otra forma de adquirir libros.

Creo que siempre tenemos crisis de lectores de buena y mala literatura y siempre soñamos con incrementar ese déficit de lectores que tenemos en España si nos comparamos con otros países de nuestro entorno. La tasa de desempleo tan alta entre jóvenes no ayuda a la venta de libros. Confío y espero que después de la crisis pandémica la economía se recupere. Todo parece apuntar a unos años de crecimiento, pero está por ver cómo afectará a la venta de libros. No somos el primer sector donde la gente se gasta su dinero.

NT: ¿La librería sigue siendo un instrumento imprescindible en el circuito editor-lector o es inevitable rendirse al dominio de las grandes superficies? 

AV: Las librerías van a ser imprescindibles siempre para llegar a los lectores, pero ya no son el único vehículo y hay que ser conscientes de este cambio que afecta, sobre todo, a los hábitos de consumo de los lectores. Por eso, la ventaja competitiva de las librerías debe ser precisamente no parecerse a una cadena o a una plataforma de venta online de libros. Las librerías son más que un punto de venta, son espacios culturales.

NT: ¿Y las bibliotecas públicas? ¿Tenéis acceso a ellas? 

AV: Los procedimientos de compra de las bibliotecas públicas y universitarias españolas son bastante complejos y variados lo que nos dificulta poder llegar a ellas como nos gustaría para que conozcan nuestro catálogo. No obstante, desde la Asociación de editores de Madrid publicamos la revista Bibliodiversidad que está muy orientada a facilitar a las bibliotecas la oferta de las editoriales pequeñas. Es curioso, pero eso no nos pasa con las bibliotecas universitarias y algunas públicas de Estados Unidos, porque nos reunimos todos los años con los bibliotecarios para mostrarles nuestro catálogo. Es raro conocer al bibliotecario de la Universidad de Stanford y no al de la biblioteca de mi barrio en Madrid.

NT: ¿En qué medida está afrontando la editorial el «horizonte digital»? ¿Tu editorial se ha lanzado a la edición de e-book?

AV: Publicamos habitualmente en papel y en digital, pero creo que la digitalización del sector no pasa por hacer ebooks y sí por dotarse de herramientas que agilicen procedimientos y abaraten costes. Hablo, por ejemplo, de herramientas de gestión como la firma de contratos digitales, pero también de las plataformas que permiten la interacción con otras editoriales en ferias internacionales para la compra y venta de derechos, es decir, incluir tecnología en los procesos internos de las editoriales.

anatomiadeldrama-cub[1]NT: ¿Consideras necesaria una política de ayudas y subvenciones de las Administraciones? ¿Cuál es vuestra experiencia?

AV: Si, me parece imprescindible que haya una política de ayudas a las editoriales y a las librerías. En general, son empresas pequeñas con poca rentabilidad que ofrecen un servicio muy importante a la cultura española.

Nuestra política nunca ha sido rechazar la publicación de un libro si no cuenta con ayuda pública. La decisión de la publicación la tomamos antes y la subvención puede venir o no. El tanto por ciento de los ingresos por subvenciones con respecto a la facturación de una editorial no suele pasar de un dígito.

Nosotros acudimos desde hace varios años a la convocatoria del Ministerio y, recientemente, a la de la Comunidad de Madrid con mayor o menor éxito. La línea de ayudas a la internacionalización del Ayuntamiento de Madrid es muy interesante porque te permite sufragar parte de los gastos en ferias internacionales que suelen ser bastante altos, pero estos viajes son fundamentales en nuestro caso por la relación que tenemos con Latinoamérica.

NT: ¿Están determinando los grandes grupos editoriales la omnipresencia del best-seller, de los libros pensados para grandes públicos, en librerías y grandes almacenes?

AV: El espacio para mostrar los libros es finito y los grandes grupos y las editoriales medianas copan gran parte de ese espacio en librerías y cadenas. Por otro lado, la oferta de novedades provoca que la rotación sea alta. Este suele ser el panorama al que nos enfrentamos con cada novedad.

NT: ¿Cómo pueden «defenderse» de esa política las pequeñas editoriales independientes? ¿Puede ser una vía el asociacionismo, la negociación colectiva con librerías?

AV: Hoy en día dar a conocer los libros puede resultar más sencillo para las editoriales de todo tamaño dado que el monopolio de la información vía medios se ha roto y las redes sociales suelen ser un buen mecanismo para llegar a los lectores. El asociacionismo siempre es una buena idea, pero es muy complicado porque las editoriales solemos ser muy diferentes entre nosotros y hace difícil tener objetivos comunes claros.

NT: ¿Con qué perspectivas y con qué objetivos estáis trabajando a corto y medio plazo?

AV: Estos tres próximos años serán fundamentales y esperamos crecer en ventas y en número de libros publicados hasta conseguir un equilibrio que nos permita afianzar a la editorial en el mercado.

A corto plazo estamos trabajando en la nueva colección de narrativa que acaba de salir y donde los autores en español van a tener un protagonismo importante. No obstante, también haremos traducciones como el estupendo libro del suizo Fabio Andina La pozza del Felice que ya ha sido un éxito en Francia y Alemania y que publicaremos en unos meses.

A medio plazo estamos trabajando en una nueva colección de teatro de clásicos contemporáneos donde publicaremos a Pier Paolo Pasolini o el teatro de Max Aub.

NT: ¿Punto de Vista mira hacia el otro lado del Atlántico, a América Latina a la hora de proyectar su negocio en el futuro?

AV: Desde el primer momento fuimos conscientes de la necesidad de ampliar el mercado en Latinoamérica. Ahora contamos con distribución en Argentina, Colombia y Uruguay y si la pandemia no hubiera paralizado estos mercados estaríamos hablando de México, Chile y Perú.

mujeressilenciadasedadmedia[1]NT: ¿Con qué novedades afrontáis la nueva temporada literaria tras el verano?

AV: Acabamos de enviar a imprenta uno de los libros del año César contra Vercingétorix del especialista francés Laurent Olivier, ganador del Prix Louis-Castex 2020 por este libro, nos presenta el enfrentamiento de estos dos hombres como si de una investigación criminal se tratase. A partir de los testimonios de reconocidos historiadores romanos y apelando a los últimos descubrimientos arqueológicos, aporta asombrosas revelaciones sobre la relación entre estos dos líderes que en algún momento fueron aliados.

También estará ya listo el estupendo ensayo del francés Antonio Casilli, Esperando a los robots donde nos habla del auge de la inteligencia artificial y cómo está renovando una profecía inquietante: el trabajo está destinado a desaparecer. Mientras que algunos se alarman, otros ven esta disrupción como una promesa de emancipación del hombre.

En ensayo, por último, publicaremos el tercer volumen de la Historia de la medicina, de Orlando Mejía Rivera, autor de la casa. En este caso sobre la medicina renacentista, después de publicar Medicina Arcaica y Medicina Antigua.

En teatro publicaremos dos tomos con el Teatro reunido de uno de nuestros mejores dramaturgos en activo: Sergi Belbel y la Heptalogía de Hieronymus Bosch de Rafael Spregelburd.

En narrativa publicaremos la trilogía Conjura contra el olvido de la colombiana afincada en España, Marbel Sandoval y la novela ya citada del suizo Fabio Andina.

Ver noticia:
https://nuevatribuna.publico.es/articulo/cultura—ocio/entrevista-alberto-vicente/20210528015642188120.html

Click en la siguiente imagen para ver todos los libros de Punto de Vista: