Isabel Muñoz: “Los peces también chupan cámara”

La fotógrafa, Premio Nacional, se sumerge en los tanques del Oceanogràfic de Valencia para retratar a la apneísta Ai Futaki y denunciar la contaminación en una muestra en PhotoEspaña

TEXTO: FERRAN BONO

Isabel Muñoz medita sumergiéndose en el agua. La sensación de ingravidez y el silencio parecen detener el tiempo. “Es mi forma de meditar, una sensación muy placentera pero también peligrosa”, apunta la fotógrafa barcelonesa de 70 años. También es su forma de trabajar en los últimos tiempos. Bucea para captar la belleza de los fondos marinos, el encuentro del cuerpo humano con la fauna subacuática, y para denunciar la invasión de los plásticos y la contaminación de los mares. La premio Nacional de Fotografía ha hecho del agua el motivo de su arte y de su vida, como pone de manifiesto la nueva instalación que se presenta este lunes en el Museo Lázaro Galdiano de Madrid, dentro de la programación de PhotoEspaña. Se titula Somos agua.

Durante la pandemia, Muñoz se sumergió en los tanques del Oceanogràfic de Valencia para captar la convivencia del ser humano con los peces, las medusas, las rayas… Lo hizo en compañía de una buceadora excepcional, la apneísta y también fotógrafa Ai Futaki, poseedora de dos récords Guinness al recorrer con una sola inhalación de aire, sin bombona,100 metros con aletas y 90 sin ellas.

“Siempre me meto en el agua, en el mar, en los tanques. Es la forma de acercarme a la naturaleza, de salvar la distancia que hay con el ser humano. Cuando hice la serie de los primates, necesitaba tocarlos; también me metí en el agua helada para las fotografías de los icebergs. He descubierto la naturaleza de esa manera. Y tengo que decir que los peces tienen mucho más conocimiento de lo que se suele decir y de lo que pensamos. Te reconocen. Había tres peces que en cuanto me veían me reventaban el plano. Les divertía. Los peces también chupan cámara. Cuando analizas los vídeos, te das cuenta de que miran a la cámara, parece que tienen conciencia y yo creo que la tienen”, explica por teléfono la artista, ganadora de dos World Press Photo.

Imagen de Isabel Muñoz, tomada en el Oceanogràfic, que forma parte del proyecto 'Somos agua'.Imagen de Isabel Muñoz, tomada en el Oceanogràfic, que forma parte del proyecto ‘Somos agua’.ISABEL MUNOZ / ISABEL MUÑOZ

Esas imágenes forman parte de un nuevo proyecto sobre el agua que le encargó la organización de PhotoEspaña y Acciona y que se ha plasmado en una exposición interactiva, con varias pantallas de vídeo. “Ha sido un proyecto mágico, porque fue saliendo a pesar de todas las dificultades por la pandemia. Ai no podía entrar en España. Se consiguió ayuda de Casa del Mediterráneo [donde se inaugurará una exposición con sus nuevas imágenes el 8 de junio] y contamos con la colaboración del Oceanogràfic, que reúne una muestra de los mares del planeta y es una joya, por sus trabajadores dedicados en cuerpo y alma al mar y por su proyecto de transmitir a los jóvenes el amor por el mundo marino y la necesidad de cuidarlo”, señala Muñoz.

“Nos planteamos hacer una pieza llena de esperanza porque creo que aún estamos a tiempo de frenar el cambio climático y preservar el agua como un principio y un derecho de los seres humanos”, incide la fotógrafa, que empezó a bucear por un encargo de EL PAÍS cuando realizó un reportaje fotográfico de los jugadores de waterpolo y de las nadadoras de sincronizada que iban a competir por España en los Juegos Olímpicos de Sidney de 2000. “Vamos a mostrar también el making of del proyecto, grandes fotografías de platafina, como se hacían los antiguos daguerrotipos, y tres pantallas gigantes, dos laterales y una central que permitirán a cada visitante tener una experiencia distinta en función del movimiento”.

La fascinación por la fauna marina y por los fondos abisales no ha eclipsado su interés por el cuerpo humano, que ha caracterizado la mayor parte de su trayectoria como fotógrafa. De hecho, está muy presente también en sus últimos proyectos a través de la participación de Futaki, y de otros buzos del acuario valenciano, el más grande de Europa. “Ai tiene una forma mágica de interactuar con el agua y con los peces que la habitan. Los propios peces la toman por uno más. Ella parece una bailarina creando una coreografía con los peces. Y con las medusas hubo momentos mágicos. Se metió en una, las tocaba, con la prevención que todos tenemos de que te pique”, detalla la artista.

Belugas y tortugas

Muñoz tiene ya otros proyectos subacuáticos en mente, como retratar a las belugas en mar abierto, registrar la suelta de tortugas o denunciar el problema de la desaparición de la posidonia en la isla alicantina de Tabarca. Cuenta también con Futaki para algunos de ellos. La buceadora japonesa es embajadora del medioambiente de su país y comparte inquietudes vitales y artísticas con la fotógrafa española, convertida en una activista de los océanos y convencida del objetivo común de dejar un mundo mejor para las generaciones venideras.

Isabel Muñoz saca fotos en el tanque de los Océanos donde están los tiburones del Oceanogràfic de ValenciaIsabel Muñoz saca fotos en el tanque de los Océanos donde están los tiburones del Oceanogràfic de Valencia

Una tarea muy complicada a tenor de los preocupantes datos que no cesan sobre los desperdicios de la sociedad de consumo. “En lo que llevamos de siglo XXI ya hemos consumido más plástico en el mundo que en todo el siglo XX. Somos más personas y tiramos cada vez más cosas. El fondo del mar es fascinante y desconocido; intentar descifrar ese misterio merece la pena. Pero para eso debemos cambiar lo que está pasando, detener la destrucción y la contaminación. Para eso tenemos que cuidar el agua porque todos somos agua”, concluye.

https://elpais.com/cultura/2021-05-29/isabel-munoz-los-peces-tambien-chupan-camara.html